viernes, 31 de agosto de 2012

Brno: inolvidable.

Todo acabó tan deprisa como empezó. Una idea, una locura llevada a cabo que se convirtió en un recuerdo imposible de borrar. Todas las horas de incertidumbre y espera frente a la pantalla del ordenador, las discusiones, los quebraderos de cabeza..todo ha merecido, sin duda alguna, la pena.


No tengo palabras para explicar cómo fue este GP, qué han significado para mi estos seis días.. Toda persona que ame el motociclismo comprenderá mi situación y pagaría por estar en ella. El circuito ha sido mi verdadera casa en Brno, llegábamos allí al rededor de las ocho de la mañana y nos íbamos cuando el sol ya se había escondido. Boxes, carpas, hospitalities y pellouse han sido mis vistas, mi particular turismo por Brno.

Nervios, alegrías, preocupaciones, tristeza..sentimientos que he podido compartir con 4 grandes personas que han formado parte del viaje, 4 personas que han hecho que esta aventura mereciera un poco más la pena y fuera un poco más especial. No puedo escribir sobre esto sin regalarles un enorme GRACIAS más que merecido y sin asegurarles que no será la última aventura que emprenderemos juntas. Ellas saben quienes son, saben todo lo que hemos vivido y saben lo mucho que las echo de menos.

He de confesar que también me faltó mucha gente a mi lado, a cada paso que daba me acordaba de la persona que me ha acompañado siempre, de la que me ayudó a cumplir mi sueño..y que, por desgracia, no pudo estar presente en esta ocasión.. pero las dos sabemos que nos quedan 1000 oportunidades como esta y 1000 GPs por vivir juntas.

Por supuesto, este GP ha sido especial gracias a él, una vez más. No tengo palabras para describir cómo me ha hecho sentirme... Cada día me demuestra que sigue creciendo, que no ha tocado techo..que no hay techo para él. Repetiría este viaje un millón de veces, daría la vuelta al mundo otro millón con tal de mostrarle que no corre solo, que en esa KTM somos muchos los que damos gas y que una sonrisa suya es el mejor regalo que podemos recibir... Verle encima del podio, ver como ese sueño que ha tenido desde pequeño se va acercando cada día un poquito más, como todo ese esfuerzo y esa lucha al fin se están viendo recompensadas..¡¡eso si que es un regalo!! Vamos, que me he venido llenita de regalos.. No sé si podréis comprenderme, pero una palabra suya vale más que todo el oro del mundo, y un gracias ya no os quiero ni contar... Ver como ese héroe al que considerabas inalcanzable se preocupa por ti, te agradece todos y cada uno de tus pasos... Una simple conversación se puede convertir en un valioso recuerdo que cuidar con el paso del tiempo. Él me ha enseñado a luchar por lo que quiero y a creer en que los sueños se cumplen..sueños como el que él persigue desde hace 22 años, ese mismo sueño que me atrapa cada vez que cierro los ojos..ese sueño que este año se convertirá en una imagen real, una imagen más que merecida.

Él no ha sido el único que me ha sacado una sonrisa en estos seis días..pero como dicen que vale más una imagen que mil palabras aquí os dejo mi particular aventura en Brno resumida en imágenes.. :))



















No hay comentarios:

Publicar un comentario