lunes, 23 de julio de 2012

Race your life

No sé ni cómo ni cuándo empezó, pero sí sé que no acabará nunca... El motociclismo apareció ante mi como un regalo sorpresa, una visita inesperada que decidió quedarse a mi lado. Todo comienza como un entretenimiento sin más y se va convirtiendo poco a poco en un hobbie..hasta llegar a ser tu pasión, parte de ti y de tu forma de vivir. Muchos no entienden los sentimientos que nos provoca este deporte, no pueden comprender todo lo que significa y todo lo que es y se limitan a compararlo con el resto, pero...es incomparable. He descubierto que este mundo es como una gran familia, una familia peculiar con miembros de todos los lugares del mundo y de todas las edades que se puedan imaginar, pero, al fin y al cabo, una familia a la que me siento muy orgullosa de pertenecer. 

El motociclismo te "obliga" a vivir al límite, no hay términos medios. Se puede pasar de la gloria a... Pero eso es lo que le hace más especial, un deporte verdaderamente único. Gracias a él he aprendido muchas cosas, me he arriesgado y, sobre todo, he decidido vivir mi vida a la velocidad de una MotoGP, pero sin perderme nada, contemplando los detalles y disfrutando de todas y cada una de las cosas buenas que me regala el tiempo. 

Hoy es día 23 y no es casual que haya decidido comenzar esta "aventura" hoy mismo. Hace nueve meses el motociclismo recibió uno de esos duros golpes de los que cuesta recuperarse. El tiempo se paró en Sepang a la vez que lo hizo el corazón de uno de los pilotos más especiales que han formado y formarán parte de esta gran familia. Su corazón dejó de latir y sus ojos se cerraron, pero él nunca abandonó esta familia...su recuerdo se encuentra en todos nosotros y todos los rincones de cada trazada, de cada grada. 

Desde aquel día, en alguna parte de mi falta algo, algo se fue ese 23 de octubre...pero también ese día me trajo muchas cosas buenas. Me enseñó a ver todo de otra manera, con otra óptica y a arriesgarme, a vivir a 300 kilómetros por hora, a no pensar las cosas diez veces antes de hacerlas.. Marco me enseñó que tenía que "pilotar mi vida" y eso estoy haciendo.

Gracias a todos por crear este sentimiento, por formar una enorme red de conexiones entre personas totalmente dispares... Aficionados, periodistas, mecánicos, telemétricos, pilotos, familiares, comisarios...  Gracias por enseñarme una nueva forma de vida, por mostrarme que si se quiere se puede y por hacer que confíe en cumplir mis sueños. 

1 comentario:

  1. Por qué motivo me sale que no tienes ningún comentario en esta perfecta entrada? Muy mal esto! Eres grande, cosi :)

    ResponderEliminar