viernes, 1 de marzo de 2013

Mi manchi cosi tanto...

¿Es posible echar de menos a alguien que no conoces? ¿Puede enseñarte verdaderas lecciones de vida una persona con la que ni siquiera has mantenido una conversación? Puedo aseguraros que sí, puedo afirmaros que muchas de las mejores lecciones que he aprendido me las ha enseñado alguien con quien no he conversado, al que no he conocido y al que nunca conoceré.

Hace tiempo leí en un libro, cuyo título no es relevante, que durante nuestra vida nos vamos encontrando una serie de personas que se convierten en recuerdos esenciales para nosotros, que pasan a ser perlas. Esas personas son capaces de enseñarnos cómo enfrentar nuestros retos y nuestros miedos, cómo disfrutar de la vida y de las pequeñas cosas y cómo seguir por el camino correcto sin apenas esfuerzo, sólo mostrándonos cómo son sin secretos. ¿No fue eso lo que hizo Marco con todos nosotros? ¿No se mostró tal y como era, a pesar de las numerosas críticas? ¿No nos enseñó mil y una lecciones de vida? Personalmente, solo puedo decir .

Quizá, lo primero que me enseñó Marco fue que hay que ser siempre uno mismo, sin cambiar para los demás, mostrar al mundo cómo eres, sin ocultar nada, ser auténtico en todo momento. Y es que nadie podrá negar que él lo fue, a todas horas, sobre la moto, en el paddock, en la calle... Siempre fue Marco, el niño de Coriano, la joven promesa y el campeón del mundo. Sin cambios, siempre sonriente, alegre y atrevido. Solo una cara, la que nos mostraba a todos, en los buenos y en los malos momentos.

Pero esto no fue, ni mucho menos, lo único que nos regaló. Marco mantuvo abiertos sus brazos a todo el que quisiera, a los que le apoyaban y a los que se dedicaban a intentar destrozar su vida y su carrera. Generosidad sin fin. Nunca tuvo una mala palabra ni un rechazo para nadie. ¿No es eso algo verdaderamente valioso? Sin importar lo ocurrido anteriormente, él supo dar su carisma, amabilidad y simpatía a todo aquel que se acercaba. Es algo que muchos deberían aprender...

Pero para mi, la lección más importante que me ha enseñado y que me repito todos los días no es otra que el hecho de vivir la vida, disfrutar de todos los detalles, soñar y soñar alto. Gracias a él he aprendido que se puede vivir mil veces más en un día haciendo lo que más te gusta que en una vida siguiendo a la corriente. Él me ha enseñado a no pensar 100 veces las cosas antes de hacerlas, a seguir mis impulsos y a ser feliz con las cosas más pequeñas del día a día.

Por eso y por mucho más... Grazie maestro.



lunes, 22 de octubre de 2012

21 de octubre de 2012.

El semáforo se apaga. Una vida empieza. Una vida dedicada enteramente a la lucha por un sueño, a lograr lo más deseado desde que tuvo uso de razón. Fue necesario crecer mucho más rápido que el resto de los niños y, por supuesto, cambiar la bici que todos pedían por navidad por una moto. Dejar atrás los juegos infantiles y empezar a jugar con "niños grandes" alrededor de todo el mundo. Fue necesario aprender que perder era una posibilidad, pero que no lo sería rendirse. Superarse como premisa desde los 3 años, como objetivo desde que prácticamente dio gas por primera vez. Pasar días enteros entre aeropuertos, lejos de casa y de los suyos... Noches en vela, decepciones, caídas, dolor... Cansancio en esa lucha por un sueño que se había convertido en su vida. Pero él seguía teniendo presente una cosa: rendirse no era una opción. Dicen que todo trabajo tiene su resultado, que siempre acaba llegando la recompensa... Ayer, el pequeño Alessandro que abrió los ojos en Alemania el mágico día 6 de enero, el pequeño que dejó la bici para enfrentarse a una verdadera máquina y convertirla en su mayor aliada, el niño que creció más rápido que sus compañeros, el adolescente que recorrió el mundo sobre una 125 con quince años, el joven de la eterna sonrisa que logró en Brno '11 su primera victoria, el aperitivo para lo que venía a continuación, comprendió que todos tenían razón cuando le decían que lo bueno se hacía esperar. Ayer todo el trabajo y todo el sacrifico se vieron más que recompensados. Ayer su cara era la cara de un verdadero luchador, de una persona que no se da por vencida... Su cara era la imágen de una victoria más que merecida, de la felicidad y la satisfacción. 21 de octubre de 2012: una fecha que ha quedado grabada a fuego en él y en los que confiamos en que esto ocurriría desde que le vimos por primera vez encima de una moto. Una fecha que pasará a la historia, porque sí, ha hecho historia. Ese niño que soñaba con verse algún día como Max Biaggi o como su gran ídolo, Valentino Rossi, está dejando sus huellas en el motociclismo y de qué manera. Ese niño que miraba las estrellas imaginándose cómo sería cumplir sus sueños, llegar a lo más alto, hoy forma parte de ellas, hoy brilla más que nunca. [...] La bandera a cuadros ondea mientras cruzas la meta en primera posición, pero esta vez no es un sueño, esta vez es real.. ERES EL CAMPEÓN DEL MUNDO. Felicidades, mi héroe.

Un sueño de niño...

Que se convirtió en una forma de vida.

Y que se ha hecho realidad.

21 de octubre de 2012.

¡CAMPEÓN DEL MUNDO!


viernes, 31 de agosto de 2012

Brno: inolvidable.

Todo acabó tan deprisa como empezó. Una idea, una locura llevada a cabo que se convirtió en un recuerdo imposible de borrar. Todas las horas de incertidumbre y espera frente a la pantalla del ordenador, las discusiones, los quebraderos de cabeza..todo ha merecido, sin duda alguna, la pena.


No tengo palabras para explicar cómo fue este GP, qué han significado para mi estos seis días.. Toda persona que ame el motociclismo comprenderá mi situación y pagaría por estar en ella. El circuito ha sido mi verdadera casa en Brno, llegábamos allí al rededor de las ocho de la mañana y nos íbamos cuando el sol ya se había escondido. Boxes, carpas, hospitalities y pellouse han sido mis vistas, mi particular turismo por Brno.

Nervios, alegrías, preocupaciones, tristeza..sentimientos que he podido compartir con 4 grandes personas que han formado parte del viaje, 4 personas que han hecho que esta aventura mereciera un poco más la pena y fuera un poco más especial. No puedo escribir sobre esto sin regalarles un enorme GRACIAS más que merecido y sin asegurarles que no será la última aventura que emprenderemos juntas. Ellas saben quienes son, saben todo lo que hemos vivido y saben lo mucho que las echo de menos.

He de confesar que también me faltó mucha gente a mi lado, a cada paso que daba me acordaba de la persona que me ha acompañado siempre, de la que me ayudó a cumplir mi sueño..y que, por desgracia, no pudo estar presente en esta ocasión.. pero las dos sabemos que nos quedan 1000 oportunidades como esta y 1000 GPs por vivir juntas.

Por supuesto, este GP ha sido especial gracias a él, una vez más. No tengo palabras para describir cómo me ha hecho sentirme... Cada día me demuestra que sigue creciendo, que no ha tocado techo..que no hay techo para él. Repetiría este viaje un millón de veces, daría la vuelta al mundo otro millón con tal de mostrarle que no corre solo, que en esa KTM somos muchos los que damos gas y que una sonrisa suya es el mejor regalo que podemos recibir... Verle encima del podio, ver como ese sueño que ha tenido desde pequeño se va acercando cada día un poquito más, como todo ese esfuerzo y esa lucha al fin se están viendo recompensadas..¡¡eso si que es un regalo!! Vamos, que me he venido llenita de regalos.. No sé si podréis comprenderme, pero una palabra suya vale más que todo el oro del mundo, y un gracias ya no os quiero ni contar... Ver como ese héroe al que considerabas inalcanzable se preocupa por ti, te agradece todos y cada uno de tus pasos... Una simple conversación se puede convertir en un valioso recuerdo que cuidar con el paso del tiempo. Él me ha enseñado a luchar por lo que quiero y a creer en que los sueños se cumplen..sueños como el que él persigue desde hace 22 años, ese mismo sueño que me atrapa cada vez que cierro los ojos..ese sueño que este año se convertirá en una imagen real, una imagen más que merecida.

Él no ha sido el único que me ha sacado una sonrisa en estos seis días..pero como dicen que vale más una imagen que mil palabras aquí os dejo mi particular aventura en Brno resumida en imágenes.. :))



















martes, 24 de julio de 2012

Un héroe

Escribir sobre la persona que más admiras puede parecer, "a priori", sencillo...pero creo que es una de las cosas más difíciles que se me pueden plantear.

El motociclismo me ha enseñado muchas cosas, pero si hay un miembro de esa familia que formamos que me ha enseñado ese ha sido Sandro Cortese. No recuerdo cuándo fue la primera vez que le vi sobre la moto a través de la tele, ni siquiera cuándo me fijé en él...lo que sé es que aquel día en el que llamó mi atención tomé la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Desde entonces emprendí un camino que no iba a ser fácil, que tendría días en la gloria y días en los que dan ganas de bajar la persiana y dormir para que el tiempo pase más rápido...pero es el mejor camino que pude escoger. Cada día que pasa, cada paso que doy en ese camino, aprendo algo nuevo de él...me demuestra que sigue creciendo un poquito cada día, aunque siempre pienso que no puede ser más grande. Se ha convertido para mi en un verdadero ejemplo a seguir, un espejo en el que mirarme, un ejemplo de lucha, de coraje y de superación.

Me ha enseñado que con trabajo todo es posible, que todo esfuerzo se ve recompensado tarde o temprano y, lo más importante, me ha enseñado y demostrado que los sueños se cumplen, que se hacen realidad. Ha logrado que creer en mi misma sea una realidad y no solo un vago propósito y poco a poco se ha ido convirtiendo en lo que es hoy para mi, un verdadero héroe.

Sé que muchos no lo entenderían, pero en el motociclismo no hay términos medios, como ya dije, hay que vivir al límite, vivir las emociones y los sentimientos al límite y, la verdad, es que vivir así te llena de sensaciones preciosas. Él también me ha enseñado a vivir así y a arriesgarme, a creer en lo que yo quiero y no en lo que me imponen los demás y, ¿por qué no?, también a hacer "locuras".

Hace más de un mes decidí que tenía que convertir las palabras "para siempre" en una realidad..y así lo hice. Desde entonces él siempre me acompañará, pero no solo él, sino todo lo que me ha enseñado, para que nunca lo olvide, todo lo que he vivido, los recuerdos del olor a goma quemada, a gasolina, el ruido de una scooter pasando a mi lado y las secuencias de imágenes que aún guardo en mi memoria, gran parte de mi juventud.


Quizá esa locura haya sido lo más cuerdo que he hecho en mis 19 años de vida. Ahora sé que nunca olvidaré las lecciones que me ha dado y los buenos momentos que me ha hecho vivir..¡y los que quedan!

Tenerle como ídolo, como ejemplo, ha sido y es un regalo para mi, pero no un regalo de estos que acaban guardados en un armario, sino un regalo que hay que cuidar, como una planta a la que hay que regar y hablar...y seguiré cuidándolo, nunca me cansaré de pronunciar orgullosa su nombre y de recorrer todos los kilómetros que sean necesarios para darle mi fuerza..

Esto es para siempre...

lunes, 23 de julio de 2012

Race your life

No sé ni cómo ni cuándo empezó, pero sí sé que no acabará nunca... El motociclismo apareció ante mi como un regalo sorpresa, una visita inesperada que decidió quedarse a mi lado. Todo comienza como un entretenimiento sin más y se va convirtiendo poco a poco en un hobbie..hasta llegar a ser tu pasión, parte de ti y de tu forma de vivir. Muchos no entienden los sentimientos que nos provoca este deporte, no pueden comprender todo lo que significa y todo lo que es y se limitan a compararlo con el resto, pero...es incomparable. He descubierto que este mundo es como una gran familia, una familia peculiar con miembros de todos los lugares del mundo y de todas las edades que se puedan imaginar, pero, al fin y al cabo, una familia a la que me siento muy orgullosa de pertenecer. 

El motociclismo te "obliga" a vivir al límite, no hay términos medios. Se puede pasar de la gloria a... Pero eso es lo que le hace más especial, un deporte verdaderamente único. Gracias a él he aprendido muchas cosas, me he arriesgado y, sobre todo, he decidido vivir mi vida a la velocidad de una MotoGP, pero sin perderme nada, contemplando los detalles y disfrutando de todas y cada una de las cosas buenas que me regala el tiempo. 

Hoy es día 23 y no es casual que haya decidido comenzar esta "aventura" hoy mismo. Hace nueve meses el motociclismo recibió uno de esos duros golpes de los que cuesta recuperarse. El tiempo se paró en Sepang a la vez que lo hizo el corazón de uno de los pilotos más especiales que han formado y formarán parte de esta gran familia. Su corazón dejó de latir y sus ojos se cerraron, pero él nunca abandonó esta familia...su recuerdo se encuentra en todos nosotros y todos los rincones de cada trazada, de cada grada. 

Desde aquel día, en alguna parte de mi falta algo, algo se fue ese 23 de octubre...pero también ese día me trajo muchas cosas buenas. Me enseñó a ver todo de otra manera, con otra óptica y a arriesgarme, a vivir a 300 kilómetros por hora, a no pensar las cosas diez veces antes de hacerlas.. Marco me enseñó que tenía que "pilotar mi vida" y eso estoy haciendo.

Gracias a todos por crear este sentimiento, por formar una enorme red de conexiones entre personas totalmente dispares... Aficionados, periodistas, mecánicos, telemétricos, pilotos, familiares, comisarios...  Gracias por enseñarme una nueva forma de vida, por mostrarme que si se quiere se puede y por hacer que confíe en cumplir mis sueños.